El microblogging. Twitter

Leave a Comment

La información que hay en Internet crece a un ritmo vertiginoso, hecho que hace necesario parcelar y organizar todos estos contenidos para poder utilizarlos de una forma más eficaz. En este contexto el formato micro tiene un futuro prometedor. El microblogging es la última tendencia en contenidos on-line que permite a sus usuarios publicar mensajes breves. Puede considerarse una manifestación de la denominada "cultura snack". Este concepto se creó en Estados Unidos y hace referencia al consumo de productos culturales en formato digital por piezas: la entrada de un foro, un clip de vídeo de YouTube, bajarse una canción desde iTunes, etc. 

El verdadero impulsor del microblogging es sin duda Twitter (http://twitter.com/), una aplicación que aúna en un mismo espacio web el concepto de blogging con el de red social y mensajería instantánea. Sus usuarios se comunican con el resto de miembros utilizando lo que denominan "tweets", mensajes de texto de menos de 140 caracteres; con lo que se fomenta la eliminación de todo aquello que consideremos intrascendente. La revisión de los mensajes es asincrónica, sus actualizaciones se muestran en la página de perfil del usuario y se envían automáticamente a otros miembros que hayan decidido recibirlas en su página de Twitter, vía mensajería instantánea, SMS, RSS o bien por correo electrónico.
Este servicio gratuito de microblogging nació en el año 2006 durante una sesión de lluvia de ideas en la compañía Podcasts Odeo Inc. de San Francisco. En esta actividad, Jack Dorsey propuso la siguiente idea: crear un sistema que usase la tecnología SMS para decirle a un grupo pequeño de personas aquello que se está haciendo en un momento determinado. La propuesta gustó y decidieron desarrollarla. 

En una primera fase se bautizó al proyecto con el nombre "Status" (Stat.us) pero, finalmente, optaron por Twitter. Pero, ¿cuál fue el motivo de este cambio? Sus creadores querían un nombre que transmitiese la sensación física de estar en un grupo de amigos hablando de pequeñas cosas. Después de unas cuantas deliberaciones se seleccionó la palabra “twitch” (tic) por el sonido de las vibraciones de los teléfonos móviles, pero no acabó de convencerles. De este modo, partiendo de la palabra “twitch”, buscaron en el diccionario palabras similares hasta que dieron con “twitter”, cuyas definiciones son: “Ráfaga corta de información intrascendente” y “Sonido emitido por los pájaros”. Este término encajaba perfectamente con la idea base del proyecto. Los pájaros pían y estos sonidos no tienen ningún significado para nosotros, pero sí para otros pájaros. En Twitter sucede algo similar ya que hay muchos mensajes que, de antemano, puede parecer que no tengan significado muy claro, pero esto depende de quienes sean sus receptores. 
El primer mensaje enviado por Twitter fue de Jack Dorsey a las 12:50 del 21 de marzo de 2006 y decía: “Just setting up my twttr” (Sólo ajustando mi Twitter).
Para conseguir una cuenta en esta red social (http://twitter.com/) debemos registrarnos con un nombre de usuario y una contraseña y empezar a leer las actualizaciones de otros usuarios. Para agregar a alguien basta con hacer clic sobre el botón “Follow” situado junto a su nombre. Al principio, este sistema de comunicación fue muy cuestionado. Pero, la sencillez de esta herramienta, la limitación del espacio y la posibilidad de enviar mensajes automáticamente por teléfono móvil o mensajería instantánea, facilitaron su crecimiento.

Como toda red social, el éxito de cada usuario depende de la cantidad de contactos que tenga. En este sentido, Twitter tiene mucha viralidad. Sus mensajes pueden llegar a mucha gente, todo depende del interés que genere nuestra entrada. Si se escribe algo interesante, el número de followers (seguidores) aumentará y el mensaje se expandirá rápidamente ya que muchos de sus seguidores lo reenviarán a todos sus contactos. Además, el hecho que se pueda utilizar Twitter desde un teléfono móvil y o un ordenador incrementa la velocidad con la que se difunde toda la información.
Desde su lanzamiento, Twitter ha sido objeto de estudio en más de una ocasión. A mediados de 2007, expertos de la Universidad de Maryland y de los Laboratorios NEC realizaron una investigación (Why We Twitter: Understanding Microblogging Usage and Communities) para conocer con qué finalidades utilizan los internautas esta plataforma. Llegaron a la siguiente conclusión:
  • Compartir información y direcciones web. 
  • Difundir noticias y opiniones de diferente índole. 
  • Conversar sobre trivialidades de la vida cotidiana. 
  • Conversar en pequeños grupos de intereses compartidos. 
Twitter no es el primero ni el único servicio de microblogging. Todas comparten el rasgo de la brevedad en sus contenidos, aunque presentan características propias para poder diferenciarse como la posibilidad de compartir fotografías o vídeos.