Apps educativas. Análisis del impacto

Leave a Comment

Las ventas de smartphones y otros dispositivos inteligentes no paran de avanzar. Según el informe World Mobile Applications Market (2010-2015), publicado por la consultora Markets and Markets, el mercado global de negocio relacionado con las aplicaciones móviles alcanzará los 25 billones de dólares en 2015. Por otra parte en The App Date, publicado a principios de 2012, se indica que cada usuario español de telefonía móvil tiene instaladas una media de 28 aplicaciones, 25 en el caso de las tabletas.

Ante este panorama, la decisión de crear una app en el ámbito educativo vendrá determinada por diferentes factores como el tipo de empresa, sus productos y servicios, el target al que nos dirigimos y la forma como puede ayudar al negocio tener presencia en este mercado (dispositivos móviles).
Es importante diferenciar claramente en qué ámbito queremos trabajar. Tenemos varias opciones: utilidad, contenido o entretenimiento
Si queremos desarrollar una aplicación en el ámbito del entretenimiento de carácter educativo, el impacto previsto lo podemos medir en dos ámbitos:
  • A nivel de usuario. Los usuarios desarrollarán de manera lúdica capacidades personales, tanto físicas como psíquicas (afectivas, intelectuales, emocionales, sociales, etc.). También obtendrán un mayor grado en la usabilidad de dispositivos de estas características. 
  • A nivel de marca. Las aplicaciones se convierten en un factor para diferenciarse la competencia. La presencia continua de las aplicaciones en los dispositivos de los usuarios permite ganar presencia y notoriedad frente a otras opciones. También se está presente en nuevos canales de distribución como son las tiendas de aplicaciones móviles. 
El éxito de un proyecto de estas características dependerá, en buena medida, de una adecuada planificación y estructuración previa. Si conseguimos que nuestra aplicación aporte valor a los usuarios, ésta puede convertirse en objeto de recomendación, iniciándose así un proceso de comunicación viral. Además, las aplicaciones más exitosas suelen tener repercusión mediática, lo que genera notoriedad y mejora la imagen de marca.
Para entrar en el mercado de las aplicaciones hay que crear un impacto desde el primer momento. Las aplicaciones gratuitas están superando de forma significativa las de pago. Por este motivo podemos desarrollar una versión Lite, gratuita, con menos funcionalidades u opciones deshabilitadas que sirva de promoción de la versión definitiva totalmente funcional. Todos estos puntos una vez analizados deben permitir una reflexión sobre la puesta en marcha del proyecto y su desarrollo posterior.