Apps educativas. Cómo presentar, explicar y aplicar el contenido

Leave a Comment

Al diseñar una aplicación educativa debemos tener claro qué experiencia se quiere ofrecer al usuario final.
Una app para niveles de Educación Infantil y Primaria debe ser simple y funcional
Hay que crear diferentes tareas individuales que estimulen el aprendizaje por medio del juego. Los usuarios deben sentirse independientes en el juego y en su proceso de aprendizaje. Por eso hay que priorizar la simplicidad y la funcionalidad.

En cada pantalla es necesario focalizar la atención en una determinada acción para no distraer al usuario de lo que debe hacerse en cada caso. En las pantallas de las apps de estas características al “tocar” diferentes objetos suceden cosas. Es necesario mostrar de forma evidente como el usuario puede interactuar con los diferentes objetos de la aplicación. Además, las acciones han de poder realizar con pocos clics.

Evitaremos incorporar una excesiva interactividad para no dispersar la atención y no alejar al usuario del objetivo de la tarea que se está haciendo. Es importante introducir un refuerzo positivo cuando el trabajo se realice correctamente ya que debemos proporcionar estímulos que motiven al usuario a continuar jugando con la aplicación. 

Otro aspecto a tener en cuenta es el que hace referencia a los métodos de navegación entre pantallas. Aunque haya botones de acceso debería incorporarse otros métodos como el gesto de deslizar de derecha a izquierda; un gesto aprendido de una forma mucho más natural.